El orgullo hispano del futbol femenil

Amy Rodríguez obtuvo el campeonato del Mundial de Canadá 2015 con la Selección Femenil de Estados Unidos

Abril142016
 
Amy Rodríguez es la única jugadora de origen hispano en la Selección Femenil de Estados Unidos que obtuvo el campeonato en el Mundial de Canadá 2015. Sus abuelos son cubanos y llegaron a la Unión Americana cuando eran jóvenes. Ella, a la distancia, se siente muy orgullosa de sus raíces y espera que cada vez sean más las hispanas en el equipo mayor.
 
“Me sorprende un poco ser la única jugadora hispana en el equipo. Me siento muy orgullosa y contenta de representar a los hispanos en la selección”, comentó en entrevista con Alianza de Futbol.
 
Rodríguez espera que en pocos años haya más jugadoras hispanas representando a los Estados Unidos. “Hay algunas jóvenes en las selecciones menores y solo es cuestión de tiempo para que más jugadoras puedan formar parte del equipo mayor. No es fácil llegar al máximo nivel, pero estoy segura que muy pronto veremos a más”.
 
En su primer año, Alianza Femenil, el primer torneo nacional hispano para mujeres, contó con la participación de más de 1,500 jugadoras en los torneos en 10 ciudades del país.
 
“Alianza Femenil se trata de oportunidades, y eso es lo que muchas mujeres hispanas necesitan. Todo lo que necesitan es la oportunidad y las ganas de jugar futbol, de perseguir sus sueños, de tener una vida saludable, de hacer grandes amigas y de aprender las grandes lecciones que una competencia te da”, comentó Amy Rodríguez.
 
La jugadora de 28 años que ha disputado dos Mundiales y dos Juegos Olímpicos considera muy valiosa la importancia que ha tomado el balompié entre la comunidad hispana en Estados Unidos. “Está muy claro lo que el futbol significa para los hispanos. Es una manera de que las personas se sientan arraigadas con sus orígenes, pero lo que es mejor es que cada vez hay más hispanos que apoyan a equipos de la MLS y la NWSL (National Women's Soccer League), así como a las selecciones de Estados Unidos”.
 
En su carrera como profesional, Amy fue madre por primera ocasión en 2013 y ahorita está esperando a su segundo hijo. Combinar el futbol con ser madre es una de las labores más complicadas que se ha enfrentado, pero ha sabido crear un balance para ser exitosa. “Ser una mamá jugadora es muy difícil, pero nosotras las mamás tenemos una manera de hacer las cosas y lograr que salgan bien”, agregó.
 
“Odio dejar a mi hijo para ‘ir a trabajar’, pero al final del día le estoy enseñando lo que es ser una madre trabajadora y cómo hacer sacrificios te lleva a cosas sensacionales”, mencionó.
 
Así como para muchas mujeres hispanas, la jugadora internacional ha hecho del futbol el aspecto más importante de su vida. “El futbol es más que un deporte para mí. Ha sido mi identidad y mi vida por mucho tiempo. He hecho a mis mejores amigas por el futbol, algunas de ellas que serán de por vida. No me imagino mi vida sin el futbol”.
 
Amy sabe que por su rol de ser una jugadora de origen hispano y que además es mamá, puede convertirse en la inspiración para muchas mujeres. “Si puedo inspirar a alguien, eso me hace feliz. He visto como el futbol ha abierto muchas puertas y oportunidades para mí, solo espero que sea igual para las demás personas”, finalizó.
PATROCINADORES NACIONALES
Powerade Allstate Coca-Cola Nissan Pro Player Telemundo JugoTV