Mónica González

'Mis consejos para triunfar'

Mónica González es una de las futbolistas mexicanas más destacadas en los últimos 20 años y de su experiencia toma estas valiosas recomendaciones y las comparte con las participantes del torneo Alianza Femenil 2015.

Febrero042015

Si el futbol mexicano femenil tiene un referente histórico, se llama Mónica González. Ella fue de las jugadoras que conformaron la Selección Mexicana que acudió a su primer Campeonato Mundial en 1999 en Estados Unidos, para luego consolidarse como capitana durante casi cuatro años, lapso en el que también fue parte del equipo que participó en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

Mónica, destacada estudiante de Administración en Notre Dame, ha sido también embajadora de Alianza U, un programa que asesora a los jóvenes sobre cuestiones académicas y de ingreso a la universidad, además de una entusiasta promotora del futbol femenil en México, Estados Unidos y Colombia, países donde ha establecido academias bajo el nombre de Gonzo Soccer.

Su experiencia es vital para las nuevas generaciones, y con motivo del primer torneo Alianza Femenil, que iniciará el 25 de abril en Phoenix, Arizona, y concluirá el 12 de septiembre en El Paso, Texas, le pedimos que nos compartiera los consejos que a ella le han funcionado para triunfar dentro y fuera del campo de futbol.

En la cancha:

1.- ¡Establece metas!. Vizualiza dónde quieres estar en 5 años y haz una lista de los pasos que necesitas dar para llegar ahí. Desde ese lugar, tu puedes lograr metas a corto plazo y en la medida en que las vayas realizando, una por una, ¡pronto te darás cuenta que estás viviendo tu sueño!. No olvides lo que dice el viejo adagio: si tú no sabes a dónde vas, no sabrás hacía dónde deberás dirigir tu próximo paso.

2.- Entrena temprano y práctica en el campo tus habilidades con el balón… ¡luego espera para descubrir la gran diferencia que esos 5-10 minutos extra impactarán en tus habilidades!

3.- ¡No discrimines a una de tus piernas sólo porque es más débil! Cuando aprendí por primera vez a patear el balón con mi pie izquierdo, me tomó unos 3 viajes afuera del campo, con pasto crecido y un montón de balones desinflados, y algunas veces pateaba el piso, pero al paso de un año, mi pie izquierdo se volvió más efectivo que el derecho.

4.- Cada vez que pasa el balón a una compañera, ¡DI ALGO!: “¡Te llegan! ¡Tiempo!, ¡Voltea!”. Esto se convertirá en un hábito, tu equipo jugará mejor y tu compañera no solamente te lo agradecerá, sino que te regresará el favor. La comunicación es una de las maneras más fáciles de mejorar y la mayor parte de los errores, incluso muchos goles que se anotan en el futbol, pudieron haberse evitado si sólo una persona se hubiera comunicado mejor.

5.- Y éste es el mejor consejo que recibí cuando crecía: siempre trabaja en tu mejor cualidad y en tu peor cualidad. Si quieres tener algo que te diferencie de los demás, que te haga especial, primero tienes que evitar que un entrenador evite tenerte en su equipo porque sólo puedes pegarle al balón con un pie.

Fuera de la cancha:

1.- ¿Haces tu tarea llegando de la escuela? Harás un mejor trabajo si lo haces así porque todavía está fresca en tu mente y luego podrás ir a jugar para sentirte relajada ¡y libre!.

2.- Las mujeres seremos siempre mujeres. ¡Amamos el chisme! Pero en un equipo, el chisme puede ir en detrimento del mismo y, eventualmente, se te puede voltear. La próxima vez que digas algo malo (aún sea en broma) sobre una compañera, détente y pregúntate a ti misma si esto que dirás es sobre la persona que admiras y tratas de emular, porque la razón por la cual tú dirás algo sobre esa persona es porque te sientes inferior a ella por alguna razón (¡lo que es una ilusión!) y quieres tirarla... levántate, así es la naturaleza humana, entonces no estás sola. Toma tiempo descubrirte y analizar por qué chismeas, pero la recompensa será que aprenderás a conocerte aún mejor.

3.- Aprende a ser tu mejor crítica y a encontrar el mejor balance cuando te evalúas a ti misma. Nunca es bueno ser demasiado dura contigo misma, pero tampoco es bueno siempre estar poniendo excusas.

4.- Pon mucha atención a las conversaciones en tu cabeza (no, no estás loca, todas las tenemos). ¿Estás diciendo cosas positivas o negativas sobre ti misma? ¿Sabías que puedes entrenar tu mente para ser una “pensadora positiva” si te descubres a ti misma en un pensamiento negativo y, literalmente, revertirlo a uno positivo? Cuando jugaba para los Boston Breakers, tenía mucho miedo de fallar en un despeje y anotar en mi propia portería. ¡Tenía miedo de que sucediera pero porque estaba pensando en eso! Afortunadamente, ya había escuchado sobre el poder del pensamiento positivo y las afirmaciones, y me decía a mi misma cada ves que un pensamiento mortificante venía a mi cabeza: “Cancelo ese pensamiento, he estado jugando futbol por 20 años y nunca anoté un autogol y eso no sucederá ahora porque estoy preparada y estoy concentrada cada uno de los minutos del partido”.

Así el miedo se iba inmediatamente después de repetir esa palabras y eso miedos pasaron a la historia.

5.- El hecho de que un equipo sólo puede tener uno o dos capitanas, no significa que no puede tener un puñado de líderes. El liderazgo puede ser expresado apoyando con palabras y empujando sus compañeros de equipo a través de sus acciones, que casi siempre hablan más que las palabras.

 

PATROCINADORES NACIONALES
Powerade Allstate Coca-Cola Nissan Pro Player Telemundo JugoTV